Canal RSS

Archivo de la etiqueta: escritora

Eulàlia Canal: “La imaginación es lo único que puede hacer avanzar a las personas”

Publicado en

Eulàlia Canal, nacida en Granollers en 1963, es una reconocida escritora catalana. La imaginación desbordante que tenía desde bien pequeña la ha llevado hasta a lo que es hoy. Actualmente escribe relatos para todos los públicos y no le gusta que etiqueten su literatura. Su objetivo es seguir escribiendo y compaginar este trabajo con el de psicóloga.

Abro la puerta del despacho y encuentro una mujer que ronda los cincuenta años. Está escribiendo algo en su portátil, pero se interrumpe y se gira al escuchar el ruido. Me ve, se levanta y me dice que me acomode, señalándome un sillón. Ella también toma asiento y sonríe de amistosamente. Y empieza la entrevista.

Eulàlia Canal es una persona calmada y responde atentamente a todas mis preguntas. Lleva el arte de escribir en la venas; desde pequeña ha deseado dedicarse a la escritura, y se enternece recordando los buenos momentos que pasaba (y sigue pasando) cuando leía. Explica que su fascinación por las historias, el sonido de las palabras y sobretodo la necesidad de expresarse y entender el mundo la llevó a dedicar su vida a la literatura. Pero empezó escribiendo solo para ella, hasta que cumplió treinta años y decidió dar un cambio radical a su vida.

Buscó todos los poemas que había escrito durante tantos años, los juntó en un recopilatorio y los envió a un premio. La fortuna y el talento quisieron que Canal ganase ese concurso, y entonces la montaña rusa arrancó. Publicó su primer libro, llamado Andana Blanca, a partir de estas poesías que le habían permitido dar el primer paso.

Eulàlia Canal escribiendo su próxima obra / Cristina Gutiérrez

A partir de ahí, “seguí escribiendo, pero esta vez, cuentos“, explica; “mis tres hijos son mi mayor inspiración y también quería hacer algo para ellos”. Desde que eran pequeños, Eulàlia les leía cuentos antes de irse a dormir. Este rato tan íntimo entre madre e hijos y lo que éstos le contaban hicieron que Canal tuviera nuevas ideas e historias que contarle al mundo.

Una vez empezó a publicar sus cuentos, se dio cuenta de que llegaba a más gente; “la poesía es un campo difícil”, dice, en el que muy pocos tienen el valor y las ganas de adentrarse, y prefieren quedarse y acomodarse en el campo de la narrativa. Eulàlia Canal lo sabe: “de mi primer libro de poesía se hicieron quinientas copias, y hoy en día aun quedan algunas en las librerías”. En cambio, tiene varios cuentos publicados que ya van por la séptima edición, con más de 25.000 ejemplares.

“No me gusta clasificar mis libros en géneros o por edad, todos están hechos para todo el mundo”, afirma Canal. De un mismo libro se puede sacar algo que interese a un niño, algo que interese a un adolescente y algo que interese a una persona adulta. Como ella dice, “los libros no tienen edad”.

Canal revela su secreto para escribir, pero es, como ella, muy simple; “escribo siempre sobre aquello que me inquieta o me preocupa. A veces, mis historias empiezan por una pregunta y sus personajes deben lidiar con ella”. Ella misma admite que “normalmente no sé el final de mis historias y eso me gusta, porque me sorprendo al ver hasta dónde me llevan”. Para ello, introduce elementos mágicos e inventos en sus relatos, para crear un mundo de fantasía apto para cualquiera que quiera leerlo y saborear una buena lectura. Esto la ha llevado a pensar siempre que, muchas veces, la imaginación es lo único que puede hacer avanzar a las personas y ayudarlas a salir de la rutina.

 “Los libros no tienen edad”

Hasta ahora se ha mostrado la Eulàlia Canal escritora, pero, ¿y sus otras facetas? ¿Puede llegarse a vivir solamente de la literatura y sacar adelante una familia? Esta vez no es el caso, y por eso, Canal tiene otra profesión. Ella ha escogido centrarse también en el campo de la psicología. “Lo más importante es saber escuchar, y sobretodo saber hacerlo más allá de lo que le explican, encontrando los nudos en las historias y saber deshacerlos, y de esta manera poder ayudar a la gente”, explica Canal. Es por este motivo que Eulàlia decidió trabajar también como psicóloga.

Esta escritora tan imaginativa no se queda aquí y se propone nuevas metas: “me quedan muchas cosas por entender, por descubrir, por explicar, por vivir y eso es lo que me mueve”.

Imagen de Eulàlia Canal leyendo / Cristina Gutiérrez

Finalmente, os dejamos el blog personal de Eulàlia Canal.

Cristina Gutiérrez.

Laia Soler: “Los días que nos separan tiene mucho de mí”

Publicado en

Laia Soler, nacida en Lleida en 1991, es estudiante de Periodismo y administradora del blog “Alas de papel”, y acaba de publicar su primera novela: Los días que nos separan.

La trama de su obra, aunque tiene otros elementos, está marcada principalmente por el amor. Y es que la autora nos cuenta: “Las historias que más huella me dejan son las de amor, además de ser un género literario que me gusta mucho leer. Con lo cual, me propuse hacer un relato de amor, con toques históricos también, pero por encima de todo, puramente romántico”.

DSC05684

Laia Soler en los exteriores de la UAB donde estudia Periodismo. / Jennifer Ariza

Laia Soler con su novela logra despertar todas nuestras emociones, incluso aquellas que permanecen en lo más profundo de nuestro ser. La magia, la pasión, la tristeza, la ilusión… esta narración tiene la capacidad de transmitir todos esos sentimientos e incluso más.

Pero, ¿de dónde sacó nuestra escritora la inspiración para construir esa historia? “Pues la primera idea me vino al ver una noticia de un árbol que cumplía 400 años de vida y empecé a pensar: si un árbol pudiera hablar la de cosas que habría vivido para contar, cuántas historias de amor habría presenciado… Otra idea se me ocurrió leyendo la noticia de un niño que le contaba a su madre que extrañaba la vida que él mismo había experimentado en otro lugar, con otra familia. No obstante, su madre no le creyó, hasta que se comprobó que todas las vivencias que su hijo explicaba, eran reales, pero acontecidas en el pasado. Fue un cúmulo de ideas lo que me llevó a pensar en relatar una historia de amor que se extiende en el tiempo, a través de vidas pasadas… y salió esto”.

 Y en cuanto al origen del título de la novela, nos confiesa que  “proviene de la canción Qué va a ser de mí de Ismael Serrano, y más concretamente, se me ocurrió escuchando el verso: “Contaré los días, las calles que nos separan…”

Adentrémonos ahora en los personajes de su libro. Abril, la protagonista, cada vez que se queda dormida sueña con un desconocido con el que se cruzó en la biblioteca, que en sus sueños es Víctor, un burgués de la Barcelona de 1914, mientras que ella es Marina, una obrera que vive en el mismo edificio que Víctor. Los días que nos separan goza de esa combinación espacio-temporal tan excepcional que la distingue de otros relatos. Por un lado, experimentamos el presente de Abril y, por el otro, presenciamos el amor entre Víctor y Marina en el pasado.

DSC05683

Imagen de la autora de “Los días que nos separan” / Jennifer Ariza

Laia Soler destaca lo distintas que son las protagonistas y confiesa con quién de ellas se identifica más: “Abril es muy soñadora, obedece a su corazón por encima de toda lógica y razón. En cambio, Marina es muy responsable, en todo momento tiene en mente sus obligaciones. Quizás me identifique más con Abril porque me iba metiendo más en su piel y en lo que le iba sucediendo…más que nada por el proceso de escritura”. No obstante, la escritora leridana asegura que no se identifica 100% con un único personaje: “Creo que todos los personajes tienen algo mío, ya que le he puesto mucho de mí y no es algo que solamente yo perciba, pues la gente que me conoce también lo ha notado”.

Como ella misma ha dicho, su libro tiene muchas pinceladas personales, y un claro ejemplo de ello que no podemos obviar es la significativa aparición de Peter Pan. Este clásico siempre ha marcado a Laia, defensora nata de mantener a nuestro niño interior aunque vayamos creciendo. “Me fui enamorando de sus frases tan preciosas, de la fantasía que desprende, del niño que no quiere crecer…”.

  “Ser escritora, dedicarme al periodismo y viajar son mis principales sueños”

Habiendo escrito una historia tan repleta de fantasía y rasgos mágicos, donde el mundo onírico tiene un lugar primordial, le preguntamos a la autora cuáles son sus deseos por cumplir. “Mi principal sueño es ser escritora, algo que publicando Los días que nos separan, he comenzado a cumplir. También quiero dedicarme al periodismo, y viajar. Si me dieran un billete de avión para dar la vuelta al mundo, lo cogería sin pensar”.

Cabe destacar que esta joven ha escrito tres novelas más antes de Los días que nos separan. Aunque ésta, es la primera que pública, y por la que se le ha otorgado el Premio Literario La Caixa/Plataforma de novela juvenil. “Lo recibí con mucha emoción. Entre lágrimas llamé a mi mejor amiga y se lo confesé a viva voz, ya que fui compartiendo el relato con ella y ambas lo vimos crecer. Después ya se lo conté a mis padres”.

Laia Soler, por último, nos habla también de sus proyectos.”Estoy preparando una novela que se desarrollará en Islandia, ya tengo en mente, más o menos, las ideas que quiero plasmar”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os dejamos el primer capítulo de Los días que nos separan. 

Jennifer Ariza.

Imma Monsó: “Cuando escribo intento explorar la parte más extrema del individuo”

Publicado en

Imma Monsó, nacida el año 1959 en Lleida, es una de las escritoras catalanas más prestigiosas nacional e internacionalmente, con una obra muy personal y realista de largo recorrido. Licenciada en Filología Francesa y profesora de francés en el I.E.S Duc de Montblanc (Rubí) desde hace más de una década, Monsó compagina este trabajo con su carrera literaria.

Retrato de Imma Monsó / LARA LÓPEZ

Francia es una de las ambientaciones recurrentes a sus historias. En la intimidad de su casa de Sant Cugat, confiesa que su vínculo con el país galo va más allá de su formación: “Es verdad que desde pequeña tengo un vínculo especial con este país, entre otras cosas porque de pequeña tuve un profesor de francés que me marcó muchísimo. Era un activista bastante conocido en Lleida, exiliado durante la posguerra en Francia, de donde volvió a los años 70. También ha influido que mi padre, quién murió cuando yo era pequeña, leía muchos autores franceses. A finales del franquismo, Francia era el máximo referente cultural, ideológico y de futuro para los catalanes”.

La autora recientemente ha participado en el Salon du Livre de Paris, feria internacional donde Barcelona ha sido la ciudad invitada de este año. 24 escritores catalanes han promocionado sus libros ante el público francés, entre ellos la ganadora del Premio Ramón Llull 2012: “Esta oportunidad me ha servido para que se tradujeran mis libros al francés por primera vez, cosa que me ha hecho especial ilusión. Allí he tenido una acogida muy gratificante. La relación con los lectores franceses es más fluida, ya que tienen una devoción por las ideas y el pensamiento que he echado de menos en otros países”.

Y es que en sus escritos prevalecen las reflexiones mentales de los personajes frente a la acción de la trama: “La novela es un instrumento privilegiado para analizar la personalidad y el interior del individuo. Cualquier otro instrumento, por ejemplo el cine, no nos permite tanta introspección ni profundizar en qué hay detrás de las palabras. Todo lo ‘no dicho’, aquello que no se dice por prudencia, aquello que en las familias acecha como una sombra pero nunca se llega a verbalizar, de esto se encargan de explicarlo las novelas”.

Su último libro, ‘La mujer veloz’, narra el día a día de Agnès Bach, una mujer obsesionada con hacer las cosas en el menor tiempo posible. “Las personas tenemos más manías de las que nosotros pensamos, y en estos límites hay aspectos de la personalidad muy interesantes para explorar que nos pasan desapercibidos”. La autora afirma que los personajes de ficción reflejan partes de su personalidad y manías: “Me gusta identificarme con los personajes, ponerme en su piel. Si no me parezco antes, me parezco después. Cómo hacen los actores con los personajes que interpretan, vivo las emociones y manías de aquella persona”.

“Me gusta identificarme con los personajes, ponerme en su piel. Si no me parezco antes, me parezco después”

Imma Monsó

Imma Monsó en el salón de su casa en Sant Cugat / LARA LÓPEZ

Monsó defiende con vehemencia la tarea de introspección propia de los escritores: “Cuando escribo intento explorar la parte más extrema del individuo, porque creo que es donde más nos podemos reconocer y donde se ven los límites de la personalidad. En los límites de la personalidad hay mucha verdad”.

Además de su trabajo de introspección, la psicología es un tema muy presente a sus novelas. Varios personajes como Agnès, en la ‘Mujer Veloz’ o Glenda en ‘Como unas vacaciones’ son psiquiatras. Monsó reconoce su interés especial por esta disciplina: “De entrada, mi mejor amiga es psiquiatra. La conozco desde los quince años y hablamos a menudo. Siempre tenemos la impresión de que tenemos trabajos complementarios: ella hace un seguimiento de los pacientes de forma apasionada, tratándolos como personajes, mientras que yo a los personajes los trato como pacientes. Además, he leído bastante sobre psiquiatría y de medicina, ya que estas disciplinas me han gustado desde siempre”.

En cuanto a su carrera literaria, ella no la incluye dentro de sus ocupaciones laborales: “Tampoco me planteo la escritura como un trabajo o una carrera, sino como una vocación. Cuando tengo tiempo para desarrollar un tema me dedico a ello plenamente”

Después de 11 libros publicados y una trayectoria prolífica, Imma Monsó todavía guarda temas para explorar, pero se lo toma con calma: “Ideas sí que tengo, la cuestión es tener ganas, tiempo, depende también de tu vida personal…Cuando estás ocupada con el trabajo y otros asuntos familiares no te puedes concentrar mucho en este sentido. Lo ideal para escribir es tener en una temporada de descanso, para que las ideas fluyan y tengas tiempo para obsesionarte con nuevas historias”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si quieres escuchar toda la entrevista, mira este vídeo:

Lara López.